miércoles, 13 de agosto de 2014

Diálogos Preventivos 1- Las Papitas Chips y el Chocolate

Diálogos Preventivos 1

(se trata de las famosas conversaciones que mantenían mi tío Tito con Platón Scripnick, sentados uno sobre una bolsa de arroz doble carolina suelto y el otro sobre la de alpiste, en el almacén “del buen matero” en tardes agobiantes de verano en las que pocos clientes llegaban a interrumpir no sólo la charla sino especialmente la cerveza, apenas fresca, que les observaba desde el suelo a media distancia entre uno y otro. Je je Yo siempre les espiaba desde detrás de una barrica)

--Ahora todo se hace con chips, ha visto?
--Si, todo, pero son muy saladas
--Cualquier día van a hacer hombres con chips
--Se mezcla lo dulce con lo salado, ahora se combinan los opuestos.
-Porque el cerebro nuestro viene a ser como un chip muy grande, me parece...
--He visto servir sandía con salame milán en pedacitos, pero las papitas siempre están ahí.
--Yo creo que el chip ha de tener esos canales que se ven en los sesos de las vacas. Más chicos naturalmente. Los chips son muy chicos.
--Porque son como algo clásico, como el asado, ya casi como el mate.
--Se me ocurre que eso es como un laberinto. Hay que ser muy inteligente para salir de un laberinto...
--Ahora parece que en realidad no son papas fritas sino...
--Alguna relación ha de tener el laberinto con la inteligencia.
--..nabo frito, dicen, cortado en rodajas muy finas...
--Recuerda esa leyenda griega, la del laberinto...?
--Y capaz no más que sean, nadie puede cortar rebanadas de papa tan finas...
--Yo tampoco, pero el personaje escapa del laberinto...
--de repente, los nabos son más fáciles de cortar
--creo que con la ayuda de su novia, no me acuerdo...
--porque el gusto es medio raro para ser papa...
--Parece que ahí está el secreto de la inteligencia. En el laberinto. Por eso ya digo que los chips...
--Y claro! Al ser tan saladas no se le nota mucho el sabor
--deben contener un laberinto microscópico para que por él discurra el pensamiento electrónico que se está cocinando
--Ahora... Que son ricas, son ricas!
--El pensamiento va y viene de una idea a la otra, y da vueltas y vueltas
--Un conocido mio, anda con ganas de ponerse a fabricar chocolate.
--Yo, por ejemplo, camino de un lado para otro cada vez que me pongo a pensar algo difícil.
--Le dije que no iba a conseguir cacao acá en Guichón...
--Lo mismo ha de ocurrir en lo más pequeño, las ideas van y vienen
--Pero dice que va a hacer chocolate con porotos negros.
--Tendrán pequeños lugares para guardar todas las ideas de a una, como en casitas...
–...que después de mucho hervir el poroto se hace un puré que mezclado con leche y algunas hierbas aromáticas, más un poco de azúcar...
--El pensamiento corre por los senderos que van de casita en casita. Junta una idea con otra...
---dice que se deja enfriar y se forma la barra
--También se han de armar polémicas. Porque algunas ideas no se llevan bien con otras
--Y que es riquísimo! Con un sabor muy fácil de confundir con el chocolate verdadero
--La locura ha de ser eso, una pelea...
--De repente es lo mismo. Yo no me acuerdo de haber visto un grano de cacao, pero... no es medio parecido a un poroto?
--Porque las ideas deben dialogar con educación


No hay comentarios.:

Publicar un comentario